Proyecto de ley #19099 para la libertad religiosa discrimina al paganismo

1 (1)Cualquiera diría que un proyecto de ley para la libertad religiosa y de culto es conveniente para Costa Rica; ya que hay un gran mosaico espiritual y religioso. Sin embargo, este proyecto no es más que un lobo vestido de oveja que discrimina otras religiones que como parte de su fe tienen prácticas  espirituales alternativas. Según el artículo 6 del proyecto de ley, vemos que se trata de discriminar a religiones que no sean Abrahámicas, como el cristianismo, islamismo o judaísmo, pero cualquier otra quedaría fuera de la libertad religiosa:

“ARTÍCULO 6.- Materia excluida. Quedan fuera del ámbito de aplicación de la presente ley, las actividades y entidades cuya finalidad esté relacionada con el estudio, la práctica y experimentación de los fenómenos psíquicos o parapsicológicos, satanismo, ocultismo, panteísmo, astrología, esoterismo, chamanismo, brujería, hechicería, prácticas mágicas y supersticiosas de cualquier tipo, espiritistas u otras análogas, ajenas a la religión.”

El descaro por parte de la religión cristiana no tiene límite. Este proyecto de ley fue propuesto por diputados evangélicos para su propio beneficio, y se dan el permiso de forzar a otros a creer por medio del proselitismo pero no le dan el derecho de conformarse como asociación religiosa a otras creencias que no sean parecidas a las suyas

¿Pero cómo quedaría discriminado el paganismo si no está explícitamente escrito en el proyecto de ley?

El paganismo en general tiene prácticas panteístas, que se definen como la creencia o concepción del mundo y una doctrina filosófica según la cual el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes (no todos los paganismos son politeístas). El practicante de chamanismo es considerado como un intermediario entre el mundo natural y espiritual, que viaja entre los mundos en un estado de trance; por lo tanto el chamanismo puede ser considerado como un trabajo ministerial de un grupo religioso. La brujería, hechicería o prácticas mágicas no pueden quedar excluidas de algunas religiones pues para algunos sacerdocios es obligatorio este conocimiento y a veces se practican como parte del servicio a su comunidad. Por ende cualquier religión que practique lo anteriormente dicho quedará excluido de cualquier derecho de libertad religiosa y culto.

No solo el artículo anterior puede ser usado en contra nuestra pues según el Artículo 43 es obligatorio declarar un domicilio social, cuando las religiones paganas claramente se practican a la intemperie, como lo son los bosques, zonas verdes o en la naturaleza en general, y al ser religiones minoritarias su economía no hace posible la adquisición de un local:

ARTICULO 43.- Contenido de los estatutos. Los estatutos de toda organización religiosa deben expresar:

b) Su domicilio social, con indicación de provincia, cantón, distrito, barrio o comunidad y dirección exacta.

Es nuestra obligación como paganos exigir una revisión por parte de los diputados para que se nos incluya y se nos otorgue el derecho de legalizar nuestras asociaciones y organizaciones, para así poder gozar de los mismos derechos que otros pretenden apropiarse. Ya que de no estar registrados como una asociación religiosa podríamos ser expulsados de cualquier lugar donde practiquemos nuestros rituales o incluso no se nos daría protección en asuntos legales ya que el paganismo es parte de una materia excluida.